Precios de seguridad

Precios de barreras de seguridad

Precios de cinturon de seguridad

Precios de seguridad privada

Precio de vigilante de seguridad

Precio de cerradura de seguridad

Precio de cristal de seguridad

Precio de lamina de seguridad

Precios de puertas

Precios de puertas de seguridad

Precios de puertas de aluminio

Precios de puertas de chapa

Precios de puertas acusticas

Precios de puertas lacadas

Precios de puertas de paso

Precios de puertas plegables

Precios de puertas de armarios

Precios de puertas automaticas

Precios de puertas basculantes

Precios de seguridad industrial

Precios de botas de seguridad

 

costo-seguridadCosto

Los costos son muy variados y los mismos dependen del tipo de operación que estemos realizando y del bien del cual estemos hablando. Antes de proseguir con el artículo debemos definir lo que es costo, entendemos por costo lo que cuesta originalmente un bien o servicio, sin agregarle valor de ganancia u otras amortizaciones. Al costo también se lo conoce como gasto económico el cual se hace presente cuando fabricamos un artículo o prestamos un servicio; no debemos confundir costo con precio, ya que este último posee otros agregados como la plusvalía. Podemos tomar como sinónimos a los términos precio y costo, cuando nos decimos que un bien se encuentra a “precio de costo”, es decir, sin porcentaje de ganancia o impuestos. ¿Cómo está formado el costo?, en principio por el valor de la materia prima (la cual va a utilizarse para confeccionar el artículo), el valor de la mano de obra indirecta y el costo de amortización, aquí estamos hablando de la maquinaria y todos los gastos extra como electricidad, gas, alquiler del edificio donde estamos trabajando, etc.

Una de los grandes defectos de algunos empresarios es establecer sus precios de venta en base a lo que su competencia acentúa, y aquí está la gran falencia de los empresarios no precavidos. Al establecer precios erróneos, no se percatan que los costos son superiores a los estimados y terminan quebrando ya que no obtienen la rentabilidad suficiente.

Cuando nos decidimos a montar una empresa no solo debemos pensar en la ganancia estableciendo precios altos, sino que debemos estar atentos a los costos que el rubro demandará para que nuestra rentabilidad se ascendente y no terminemos cerrando el negocio por falta de solvencia. En conclusión el costo no es el precio, sino el esfuerzo económico que una empresa debe realizar para lograr su objetivo comercial (obtener ganancias, pagar los salarios de los operarios, administrar correctamente la compañía, etc). También es necesario aclarar que los costos varían de acuerdo al tipo de rubro que nos dediquemos, es decir, si fabricamos zapatillas, entonces necesitaremos un capital menor que si nos dedicamos a construir maquinaria. Aquí no solo la materia prima es mucho más cara sino también necesitaremos una mano de obra calificada y especializada.

El establecimiento del costo

costo-vigilanciaEstablecer los costos es fundamental para toda empresa, es que a través de ellos podemos visualizar nuestro futuro empresarial; bajo ninguna circunstancia podemos pensar primero en precios y luego en costo. En caso de ser primerizos en este rubro, lo más recomendable es contar con asesoramiento profesional que nos indique cómo manejarnos en este nuevo mundo. Un consejo que ha ayudado a muchos a establecer costos es el uso y confección de estadísticas.

Esto quiere decir, antes de lanzarnos a emprender un negocio, se recomienda hacer un estudio de mercado observando las posibilidades de éxito. En estos estudios de mercado no solo se analizan los precios y los costos, sino también la competencia, los gatos, los ingresos, la mano de obra, la materia prima y mucho más.

Muchos costos pueden ser calculados a través de estudios de mercado, pero, al mismo tiempo, éstos deben confeccionarse correctamente, de lo contrario las estadísticas serían erróneas y el negocio resultaría perjudicado. Los costos son el motor de cualquier compañía, y por ello no deben ser subestimados, son los que determinarán nuestra ganancia e ingresos. De ellos dependemos para triunfar económicamente.